lunes, 5 de agosto de 2013

DE SAFARI POR KENIA


Después de unos cuantos días ya por Kenia por fin vuelvo a tener internet, espero que ya para continuo.
Estos días han sido los dedicados a los safaris. Kenia es un país que fuera de los parques nacionales en si no tiene nada que ver a no ser que te atrape la simplez y belleza a la vez que desprenden sus pequeños poblados que te vas encontrando a medida que avanzas para llegar de un parque a otro. Nuestra primera parada fue Masai Mara. Nuestro conductor de grupo se retrasó bastante, sobre unas 3h y media, en la salida y la marcha que llevávamos era muy lenta, lamayoría del tiempo no superamos los 20kph  y yo ya notaba que peligraba el primer safari del viaje que era a la tarde. No contenta, me dispuse a hablar con él al igual que el resto del grupo (una familia india, otro pero que residía en Dubai y 2 coreanos). No nos dejó bien claro si lo íbamos a poder realizar por la hora de llegada ya que quedaba un rato y el parque se cierra a las 18:30. Dados los días de mi estancia en el país una de las cosas que se debe hacer nada más llegar es comprarte una tarjeta sim para el móvil liberado que hayas traído y recargarla. Así que me dispuse a llamar a la agencia con la que contraté el viaje y le expliqué la situación. Habíamos pagado por un servicio y de momento solo teníamos un gran retraso y un conductor que conducía muy lento. La chica quedó conmigo que me colgaba y le llamaba a él. Fue subirnos a la furgoneta, justo acabarse la carretera asfaltada y el tio arrearle al coche que yo no sé como no se pincho una rueda como mínimo porque los saltos eran continuos. Yo solo pensaba como ahora no lleguemos por culpa de un pinchazo... llegamos y en lugar de ir a realizar el check-in en el campamento nos fuimos directos a la primera ronda del safari. La verdad que es una pasada, esas extensiones de kms y kms de una vegetación peculiar llena de animales en su habitat natural. Ñus, cebras, rinocerontes, leones... la sensación de ir con el techo descapotado y tú asomada respirando ese aire, haciendo fotos aquí y allí. El alojamiento en las tiendas ha estado genial. Abundan los turistas chinos e indios. El día siguiente que fue entero de safari, nos pudimos acercar hasta el río Mara que está ya casi en la frontera, donde se da lugar el cruce de los ñus en su migración desde Tanzania hasta Kenia. Estamos en la época pero no tuvimos suerte de verlo. Aún así fue todo espectacular. al igual que la hora de la comida que fue debajo de un árbol de los típicos africanos que hay uno aquí y otro a muy alejado del mismo. Un safari más vespertino y de ahí rumbo Lago Vianasha, donde la sequedad dio paso a los humedales. Realizamos un paseo en barca a través de los árboles que están dentro del agua. Muchos de ellos están con las ramas caídas y blancos por completo llenos de cormoranes (pájaros), vamos que si se te hace de noche te cagas encima, jeje. La siguente parada fue Nakury donde visitamos el Lago donde el rey este caso es el flamencos. Miles y miles de flamencos blancos y rosas copan su extensión cuando el agua del lago está en bajos niveles. Los rinocerontes, monos y búfalos también hacen mucha presencia. Un lugar que a mi personalmente me ha gustado mucho también. Como veis hemos avanzado mucho. Durante el viaje por carretera hemos podido apreciar los cambios de paisajes y los distintos poblados y ciudades pero como los poblados masais desde luego nada. Estos son tal cual los documentales. Un grupo de pequeñitas casas en círculo hechas de los excrementos de los animales mezclado con paja y trozos de caña o maderas y en el medio de ellas un círculo de palos que es donde meten sus rebaños por las noches.
Muchos de ellos ya tienen moto. En general los keniatas son mucho más agradables y amables que los indios.
Ahora ya me encuentro en Iten, cuna de campeones. Han pasado muchas otras cosas, como la rana en mi cuarto, el quedarme dormida y que me despertaran es Swahili... que ya os contaré en otro de mis proyecto vista. Mañana empieza ya los días de entrenamiento!